Para quitarse el sombrero

El Sevilla ha logrado pasar de ser un equipo “ascensor” a ser considerado una alternativa al poder de los dos grandes de España gracias a una acertada combinación entre cantera y acertadas inversiones en futbolistas poco conocidos o completamente ignorados por el aficionado medio.
Actualmente los dos jugadores más valiosos del club representan esa filosofía. Por un lado Jesús Navas, que ha llegado por fin a la Selección Española y espero que siga ahí por bastante tiempo. Por otro lado, Luis Fabiano.

El brasileño llegó a Europa tras unas temporadas impresionantes en el Sao Paulo con cifras goleadoras realmente buenas. Sin embargo, en el Oporto portugués solo consiguió anotar tres goles y dejó más huella por su indisciplina y fuerte carácter que por su buen juego. Parecía la típica historia del sudamericano que es un crak en su país pero se queda en nada al llegar a Europa, pero apareció Monchi para llevarselo al Sevilla.
Las cosas no cambiaron radicalmente el primero año en España. “O Fabuloso” dejó muestras de su talento pero a pesar de todo su impulsividad le conllevó alguna expulsión.

Eso ha ido cambiando con los años. Luis Fabiano cada vez marca más y habla menos. El partido de ayer en Copa del Rey frente al Getafe es una buena muestra. Dos acciones: en primer lugar, un esférico que perdió y fue a recuperar como loco. En otro tiempo la entrada sobre el rival hubiera sido muy dura, ayer fue una simple patadita por la que no vio ni siquiera la amarilla. En segundo lugar, un balón que le paró Usari a bocajarro. El delantero brasileño no se desesperó, tuvo paciencia para seguir buscando el gol y este acabó llegando. Un golazo por cierto.
Con templanza se fue hacia el banquillo para tener un guiño con Del Nido, poniendose un sombrero como hace su presidente. Debió quitarselo el mandatario, porque Luis Fabiano solventó con su gol un duro encuentro.

Un solo apunte sobre el partido. Jiménez no es santo de mi devoción y mucho menos lo es Romaric, pero hay que reconocer que el entrenador acertó con el cambio pese al enfado de Negredo. El Sevilla se estaba viendo desbordado por el Getafe y con la entrada del marfileño ganó en presencia en el medio del campo. El juego siguió siendo mediocre, pero sirvió para equilibrar la balanza que más tarde desequilibraría el delantero titular de Brasil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: