Dos estilos diferentes y un objetivo común

La liga se ha puesto aún más al rojo vivo de lo que ya estaba tras el empate del Barcelona en el campo del Almería y la victoria del Real Madrid -remontada incluida- frente al Sevilla. Hay quien dice que la competición se ha convertido en un duelo entre los dos grandes y eso la hace más aburrida, pero mi opinión es totalmente contraria a esa. Creo que estamos ante algo irrepetible, una lucha entre dos equipos enormes con propuestas claramente diferentes pero un mismo objetivo. Real Madrid y Barcelona no estuvieron nunca tan igualados como ahora.

El Barcelona es fruto de la tradición “Cruyffista”, basada en la posesión, en el fútbol de toque y en el desborde por las bandas. Todos participan de esa filosofía, desde el portero juvenil hasta el jugador mejor pagado del primer equipo. El juego del Barcelona comienza con Valdés, Puyol y Piqué, mientras los laterales abren el campo al máximo pegándose a la banda. El pelotazo no existe, el balón llega a los centrocampistas a ras de suelo y en perfectas condiciones. El movimiento de desmarque de los delanteros es constante, pero nunca se cae en la precipitación de un pase arriesgado porque Xavi, que es el cerebro, siempre elige la mejor opción. Los espacios acaban apareciendo, bien por desgaste del rival o bien por la inteligencia de los jugadores. Su mayor virtud es su mayor defecto, porque a veces esa tranquilidad a la hora de buscar el gol se convierte en dejadez.

Al Real Madrid le ocurre justo lo contrario, todo es precipitación y verticalidad. El medio del campo es prácticamente inexistente, ya que ni Lass ni Xabi Alonso son futbolistas puramente creativos, y Guti o Van der Vaart -máximos artífices de la victoria de ayer- son más mediapuntas que buscan siempre el último pase. La estrategia pasa por hacer paredes en tres cuartos de campo y batir líneas por velocidad, pero siempre por el centro. Las bandas no se utilizan, al no ser que los laterales suban, lo cual es un riesgo con tantas ventajas como inconvenientes. La calidad de los atacantes es tal que en cualquier momento te pueden superar, pero si no tienen un buen día el Real Madrid carece de “Plan B” y se atasca, como le sucedió en buena parte del partido de Lyon. Entonces se apela a la épica, y en muchos casos, esa unión extra acaba siendo la solución.

Sin ninguna duda, ambos son dos grandes equipos, quizás en el mejor momento de su larga historia. Este año, liga española es un ensalzamiento del arte del fútbol, y tenemos que disfrutarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: