La suerte es inherente

Brasil y España son las favoritas para ganar el Mundial de Sudáfrica. Pese a sus problemas, Inglaterra y Argentina son consideradas también aspirantes. Sin embargo, hay dos selecciones que siempre entran en las quinielas independientemente del nivel que hayan demostrado durante la ronda clasificatoria. Me refiero a Italia y Alemania. El motivo es probablemente la suerte que ha caracterizado siempre, futbolísticamente hablando, a estos dos países.

Esta tradicional fortuna no se limita exclusivamente a las selecciones nacionales, también en el ámbito de los equipos está muy presente, si no que le pregunten al Getafe. Los clubes alemanes e italianos tienen una confianza inagotable en sus posibilidades sea cual sea la situación  -algo parecido le pasa al Real Madrid con su épica y su apelación al “espíritu de Juanito”. Multitud de ocasiones hemos oido a los comentaristas decir eso de que “los partidos duran noventa minutos” y hay equipos que creen en ello por encima de la lógica.

Uno de los mejores ejemplos es precisamente el verdugo de aquel maravilloso EuroGeta, el Bayern de Munich. Con la excepción de cierta final en el Camp Nou, los de Baviera demuestran casi jornada a jornada en la Bundesliga este deseo ganador, y no han sido pocos los partidos que el conjunto de Van Gaal ha remontado en lo que llevamos de temporada.  Sin embargo, este pasado sábado el Frankfurt consiguió una sorprendente victoria, superando incluso un gol inicial en contra. Este resultado dejaba en bandeja el liderato al Shalke 04, además de la oportunidad para el Bayer Leverkusen de igualar a puntos con sus rivales de Munich. Ninguno de los dos equipos consiguió la victoria, por lo que el Bayern sigue lider, dependiendo de sí mismo para suceder al Wolsfburgo como campeón de la Bundesliga.

En el Calcio Italiano se dio una circunstancia similar. El Inter no consiguió pasar del empate en el difícil campo del Palermo, por lo que una victoria del Milán, en casa frente al Nápoles, situaba a los “rossoneros” al frente de la clasificación mucho tiempo después. Lo que sucedió es lo que os podéis imaginar: el Milán empató, por lo que el equipo de Mourinho continua primero, hecho que parece no sorprender a nadie. El entrenador portugués es un hombre con suerte.

Sin embargo, siempre queda la duda. ¿Hasta que punto es algo controlable?  En mi opinión, Mourinho es el técnico más metódico y detallista de Europa, y su fanfarrón apodo de “The Special One” no responde solo a una pose exterior. El control de factores aparentemente poco influyentes le da resultado y no puedo evitar pensar que, en cierta medida, la suerte es algo que se busca, aunque por otro lado, algunos equipos posean esa característica como algo inherente y tradicional en su filosofía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: