Messi y Mourinho, a semifinales

Barcelona e Inter de Milán se clasificaron ayer para las semifinales de la Liga de Campeones. Dos nombres propios destacan entre el conjunto. Por un lado, Leo Messi, por el otro, José Mourinho. Ambos son los máximos artífices de que sus respectivos equipos estén donde están a estas alturas de la temporada, tanto en el campeonato nacional como en el máximo torneo europeo.

La exhibición de “La Pulga” en el Camp Nou ha sido algo que nadie lograba desde hacía mucho tiempo, coronada por cuatro soberbios goles que hundieron al Arsenal. El Barcelona no jugó bien y el equipo de Londres buscó la baza del contragolpe, logrando adelantarse en el marcador. Nada es suficiente cuando tienes enfrente al genio del futbol mundial, “el bichito”, el messias”, el nombre que se le atribuya es lo de menos, al mejor jugador del mundo de la actualidad. Messi batió a Almunia tres veces antes del descanso para dinamitar el partido, y una cuarta en el descuento de la segunda mitad para que el Camp Nou se viniera abajo.

El partido no tuvo mucha más historia. Los expertos, y sobre todo, los aficionados, se centraron en el post-partido en realizar las siempre odiosas comparaciones. ¿Messi mejor que Maradona? Un debate absurdo, en mi opinión. No tiene razón de ser comparar a un jugador retirado con otro que aún no ha alcanzado siquiera la madurez de su carrera futbolística. Parece obvio que Messi puede superar al que es ahora seleccionador argentino, pero hay que esperar, y cualquier palabra más, sobra.

La otra semifinal enfrentó al CSKA de Moscú con el Inter de Milán. Los italianos llegaban a Rusia con ese característico marcador de 1-0 a su favor, aun habiendo sido muy superiores en el partido de ida. Quizás hubo quien esperara a un Inter agazapado aguantando las acometidas del CSKA para decidir la eliminatoria al contraataque, pero eso no sucedió.
Mourinho, como ya ocurriera contra el Chelsea, sacó todo su potencial ofensivo -Milito, Eto’o y Pandev, con Sneijder por detrás- para noquear a su rival en cuanto tuviera oportunidad. Apenas habían transcurrido seis minutos cuando Sneijder adelantaba a su equipo, dejando casi sentenciada la eliminatoria. El CSKA tenía que marcar tres goles, pero su juego era muy lento y, cuando se acercaban a la meta de Julio César, les faltaba precisión.

El Inter se manejó con comodidad durante el resto del encuentro, dejándose llevar y cuidando el físico para la dureza que les espera en una liga italiana que se les ha complicado un poco… y para una futura semifinal frente al Barcelona que promete ser otro monumento al fútbol. Guardiola contra Mourinho, tercera parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: