El tridente de Garrido y la mejoría del Villarreal

Cuando Juan Carlos Garrido se hizo cargo del Villarreal, el conjunto amarillo, que con Valverde había sumado solo 26 puntos de 60 posibles, deambulaba por mitad de la tabla. Actualmente se encuentra luchando por puestos europeos, el objetivo de principio de temporada, y ha sumado 23 de los 39 últimos puntos disputados. El cambio que se ha producido tras la llegada del entrenador valenciano se puede resumir en dos factores:

Fortaleza defensiva: durante la primera vuelta, el Villarreal se mostró como un equipo muy flojo defensivamente, Entre lesiones y sanciones, la zaga no obtuvo solidez y el equipo encajó muchos goles. Actualmente, Godín ha retomado al nivel de juego al que nos acostumbró la pasada temporada, y con el argentino del filial Musacchio a su lado, han devuelto al Villarreal la seguridad necesaria para afrontar los partidos con garantía de éxito.

El tridente: pese a contar con tres delanteros de gran calidad -Llorente, Nilmar y Rossi-, Valverde no se atrevió a alinearlos juntos en el once, e incluso en ocasiones jugó con un solo ariete. Garrido, especialmente en los últimos partidos, ha formado de inicio con ese tridente, lo que genera una gran movilidad en el ataque amarillo así como numerosas opciones de pase para los mediocentros.

  • Nilmar: ni Luis Fabiano ni Adriano, probablemente el delantero con una mayor certeza de ser titular con el Brasil de Dunga en el Mundial de Sudáfrica sea Nilmar. Es un jugador completísimo, capaz de asistir, con habilidad para el desmarque y la finalización.
  • Rossi: el italo-americano tiene unas condiciones parecidas a las de Nilmar. Es más goleador, aunque esta temporada la falta de continuidad y algunos problemas extra-deportivos le han impedido rendir al nivel esperado.
  • Llorente: es el complemento ideal para los otros dos jugadores de la delantera del submarino. Pese a no ser torpe con el balón en los pies, su mayor virtud es el juego aéreo. Su poderío físico le permite ganar en las luchas con los centrales y dar otra salida al juego del equipo.

Con los tres delanteros sobre el campo, el Villarreal dispone de un futbolista que fija a los centrales, otro que cae a bandas y otro que baja a recibir la pelota, dificultando enormemente la tarea destructiva del equipo rival. Si además se cuenta con futbolistas de la talla de Marcos Senna o Santi Cazorla, el potencial se multiplica y convierte al Villarreal en uno de los equipos más peligrosos de la Liga Española, cosa que por fin se está demostrando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: