Grupo G – Jornada 1: Lo que Dunga quiere

Brasil ya es primera de grupo, tras realizar un partido mediocre que sin embargo le sirvió para superar por la mínima a Corea del Norte, mientras Portugal y Costa de Marfil se anulaban mutuamente y sumaban un punto cada una. Escaso juego una jornada más. Tarde o temprano el Mundial tendrá que arrancar, pero la espera comienza a ser desesperante.

Portugal 0 – 0 Costa de Marfil
Temíamos esto, pero en el fondo de nuestros corazones albergábamos la esperanza de ver por fin un encuentro atractivo. El primer partido entre selecciones “fuertes” ha sido, en líneas generales, decepcionante. Sobre todo por parte de Portugal. Excepto el comienzo fulgurante de un Cristiano Ronaldo hiperactivo, para bien y para mal, disparando al poste, forzando la amarilla de los rivales y ganandose la tarjeta por encararse-, el resto estuvieron bastante apagados. Ni Danny, del que esperaba mucho en la posición de Simao -que salió en la segunda parte para confirmar que no puede
ser titular- ni sobre todo Deco, llamado a ser el canalizador del juego luso pero al que apenas se le vio -los años pasan factura-.
En Costa de Marfil, Zokora cumplió en el centro de la zaga y Yaya Tourè estuvo muy sólido en el centro del campo, aunque al juego el faltó velocidad en el medio y precisión en los metros finales. Sin duda, el mejor jugador fue Gervinho, que rompió la cintura de Paulo Ferreira y Ricardo Carvalho en varias jugadas -cuidado Chelsea- y se movió por todo el frente del ataque marfileño en el que se hechó mucho de menos a Drogba. La insistencia en Dindane es, de todos modos, incomprensible.
Al menos, no hubo tanto juego directo como podría haberse esperado, Costa de Marfil trató de llegar jugando hasta el área aun sin conseguirlo, y en definitiva, las defensas se impusieron a los ataques, como refleja el 0-0 final.

Brasil 2 – 0 Corea del Norte
Dunga manda aquí, y así ganó Brasil. Sufriendo, sin crear apenas fútbol y con escasa movilidad en ataque. Pero ganó, que es lo que al seleccionador le importa. Corea del Norte demostró no ser tan débil como muchos afirmaban, fue capaz de aguantar el empate inicial durante la primera parte, pero evidenció claras limitaciones en ataque pese al esfuerzo de Jong Tae Se, el mejor jugador norcoreano sin ninguna duda. Como siempre, con Gilberto Silva y Felipe Melo en el medio es muy dificil dar velocidad al juego. Si a ello unimos a Luis Fabiano, Elano y Kaka’ estáticos, Brasil solo creaba peligro gracias a Robinho y a las internadas ofensivas de un gran Maicon. El lateral del Inter fue capaz de desnivelar el marcador con un gran gol, ante el que el portero coreano pudo hacer algo más. El equipo asiático se vino abajo, fruto del cansancio y de la desesperanza, y aparecieron más espacios que Elano aprovechó para marcar el segundo. Con el encuentro finiquitado, un gol de Ji premió el esfuerzo de Corea del Norte y de paso, pone en duda la supuesta fiabilidad defensiva de la selección de Dunga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: