El “Guaje” llega a la cima

19 mayo 2010

Foto: larazon.es

Paso a paso, David Villa ha ido cumpliendo con brillantez todas las etapas del fútbol profesional. Apenas había salido de la adolescencia cuando con sus goles se convertía en ídolo de la afición del Sporting de Gijón, por aquel entonces en Segunda División. Sus primeras ovaciones en primera las recibió de la afición zaragocista, equipo en el que realizó dos grandes campañas, que supusieron su traspaso al Valencia, club al que pertenecía hasta ayer.

Lee el resto de esta entrada »


El Inter se deja la piel en el Camp Nou y estará en la final

28 abril 2010

El Inter de Milán perdió en el Camp Nou y dejó una pésima imagen para el espectador neutral, encerrándose en su área y renunciando al ataque de manera descarada. ¿Importa eso si se logra el  objetivo?. No lo sé, pero queda claro que a Mourinho no le importa. Su equipo ha eliminado al Barcelona y se enfrentará en el Santiago Bernabeu al Bayern de Munich. Ese es el hecho.

Lee el resto de esta entrada »


El Inter anula al Barcelona

21 abril 2010

El Inter de Milán de Mourinho, ha conseguido lo que muy pocos han logrado desde que Guardiola llegó al banquillo azulgrana: anular al Barcelona. La superioridad de los italianos fue patente a pesar de tener que remontar el gol inicial de Pedro. Sneijder, Maicon y Milito dieron la vuelta al marcador, que al termino del partido señaló un 3-1 que permite viajar al Inter con una inesperada ventaja al Camp Nou. El partido de vuelta promete ser apasionante.

Lee el resto de esta entrada »


No perdonarás

1 abril 2010

Los cruces de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones nos dejaron tres buenos partidos con una moraleja común: la relajación no está permitida a estas alturas de competición. Dejando a un lado el Inter-CSKA, en el que los de Mourinho ganaron 1-0 “a la italiana”, aunque pudieron ser muchos más, los otros tres enfrentamientos supusieron un precioso espectáculo para el aficionado. Lee el resto de esta entrada »


Dos estilos diferentes y un objetivo común

7 marzo 2010

La liga se ha puesto aún más al rojo vivo de lo que ya estaba tras el empate del Barcelona en el campo del Almería y la victoria del Real Madrid -remontada incluida- frente al Sevilla. Hay quien dice que la competición se ha convertido en un duelo entre los dos grandes y eso la hace más aburrida, pero mi opinión es totalmente contraria a esa. Creo que estamos ante algo irrepetible, una lucha entre dos equipos enormes con propuestas claramente diferentes pero un mismo objetivo. Real Madrid y Barcelona no estuvieron nunca tan igualados como ahora.

El Barcelona es fruto de la tradición “Cruyffista”, basada en la posesión, en el fútbol de toque y en el desborde por las bandas. Todos participan de esa filosofía, desde el portero juvenil hasta el jugador mejor pagado del primer equipo. El juego del Barcelona comienza con Valdés, Puyol y Piqué, mientras los laterales abren el campo al máximo pegándose a la banda. El pelotazo no existe, el balón llega a los centrocampistas a ras de suelo y en perfectas condiciones. El movimiento de desmarque de los delanteros es constante, pero nunca se cae en la precipitación de un pase arriesgado porque Xavi, que es el cerebro, siempre elige la mejor opción. Los espacios acaban apareciendo, bien por desgaste del rival o bien por la inteligencia de los jugadores. Su mayor virtud es su mayor defecto, porque a veces esa tranquilidad a la hora de buscar el gol se convierte en dejadez.

Al Real Madrid le ocurre justo lo contrario, todo es precipitación y verticalidad. El medio del campo es prácticamente inexistente, ya que ni Lass ni Xabi Alonso son futbolistas puramente creativos, y Guti o Van der Vaart -máximos artífices de la victoria de ayer- son más mediapuntas que buscan siempre el último pase. La estrategia pasa por hacer paredes en tres cuartos de campo y batir líneas por velocidad, pero siempre por el centro. Las bandas no se utilizan, al no ser que los laterales suban, lo cual es un riesgo con tantas ventajas como inconvenientes. La calidad de los atacantes es tal que en cualquier momento te pueden superar, pero si no tienen un buen día el Real Madrid carece de “Plan B” y se atasca, como le sucedió en buena parte del partido de Lyon. Entonces se apela a la épica, y en muchos casos, esa unión extra acaba siendo la solución.

Sin ninguna duda, ambos son dos grandes equipos, quizás en el mejor momento de su larga historia. Este año, liga española es un ensalzamiento del arte del fútbol, y tenemos que disfrutarlo.


El Barcelona se toma la revancha de la Copa del Rey

16 enero 2010

Se veía venir. El Barcelona demostró seguir siendo el mismo equipo pese a la eliminación de Copa del Rey y goleó al Sevilla, que no obstante plantó cara durante la primera mitad. El resultado (4-0) no refleja la igualdad vivida esta noche en el Camp Nou.

Jiménez ha encontrado lo más parecido a un antídoto ante el juego del Barcelona. Presionando la salida de balón hasta Victor Valdés, y apretando mucho a los jugadores más desequilibrantes (Messi e Iniesta), el Sevilla consiguió mantener el empate sin goles durante los primeros cuarenta y cinco minutos, impidiendo al Barcelona crear demasiadas ocasiones de gol.
El problema es que el Barcelona tiene mucha paciencia, y en la segunda parte es inevitable que el cansancio haga mella en un equipo que se ha dedicado a correr tras el balón casi exclusivamente.

Ese fue el guión del partido de hoy, así como de la vuelta de la eliminatoria de la Copa del Rey, con la diferencia de que en el anterior el Sevilla tuvo algo por lo que pelear hasta el final, y en este, tras el primer gol en contra, no pareció ser capaz de igualar de nuevo el encuentro.
Justo antes de que el Barcelona se adelantara tuvo Kone una buena ocasión que hubiera cambiado el signo del partido pero Valdés desbarató la jugada. Tras el primer gol, en propia puerta de Escude, el Sevilla se vio desbordado por un vendaval de juego en el que todos los futbolistas gozaron de relevancia. Incluso el antes criticado Abidal completó uno de sus mejores encuentros desde que está en España.

Los goles llegaron casi por inercia. Messi logró su tanto número cien con la camiseta del Barcelona -y también su ciento uno- y Pedro también acertó a batir a Palop tras un impresionante pase de Xavi. Marcador finalmente abultado que permite al Barcelona finalizar como campeón de invierno.


El Sevilla logra por fin hacer claudicar al Barcelona

13 enero 2010

El Barcelona que Guardiola ha construido ha caido por primera vez, y no ha sido nada fácil. El hexacampeón ha demostrado en este partido por qué se ha convertido en tan solo un año en uno de los mejores equipos de la historia. El Sevilla ha tenido que trabajar por conseguir la hazaña de una manera extraordinaria y ha estado a punto de no conseguirlo.

Es cierto que durante la primera parte no pudimos ver la mejor versión del conjunto azulgrana. El guión fue parecido al del encuentro de ida, con el Sevilla presionando de manera asfixiante al Barcelona, poniendo de manifiesto los problemas en el juego con los pies de su portero Pinto. Me sorprendió que los de Guardiola no recurrieran al balón largo buscando a Ibrahimovic, un experto en el juego de espaldas. Aun así gozaron de alguna oportunidad de peligro, pero en líneas generales el juego fue más tenso que vistoso.

La segunda parte fue otra cosa. El Sevilla acusó -normal- el esfuerzo de correr detrás del balón y el Barcelona comenzó a llegar cada vez con más peligro. Palop salvó a los de Jiménez en varias ocasiones, pero no pudo hacer nada por detener un disparo de Xavi desde la frontal. El Barcelona comenzó a desarrollar su mejor juego, con Messi e Iniesta, que había estado un poco apagado durante la primera parte, como principales bazas ofensivas.

Quedaba tiempo por delante, pero los culés fueron incapaces de batir a un excelente Palop. A falta de cinco minutos para el final, Guardiola hizo un doble cambio en mi opinión admirable. Además de meter a Pedrito en lugar de Alves, sacó del campo a Ibrahimovic para dar entrada a Bojan.
Tal y como yo lo entiendo, este acto tendría en primer lugar la intención de decir algo así como “nos eliminarán, pero hemos marcado un estilo y con este estilo jugaremos hasta el final”. Es decir, nada de colgar balones al área para Ibrahimovic, pase y desmarque siempre. En segundo lugar, darle la oportunidad a Bojan de marcar un gol verdaderamente importante. Lástima que no fuera así. De todas maneras, aunque el Barcelona haya perdido hoy, creo que hay equipo para rato al no ser que las cosas cambien mucho.