Máxima igualdad en las tres grandes ligas

15 marzo 2010

La Premier League inglesa, el Calcio italiano y la Liga BBVA española son las tres competiciones nacionales más importantes del mundo, pero a estas alturas de temporada es difícil recordar un año en el que la lucha por el título estuviera tan apretada. Lee el resto de esta entrada »


Los médicos del Calcio

5 marzo 2010

El Calcio está enfermo, lleva convaleciente casi una década y eso ya no es noticia. Enfermo de mediocridad, de tacticismo y de resultadismo. El Inter domina con mano de hierro el campeonato, a las órdenes del frío y calculador Mourinho. Las grandes escuadras sobreviven a base del talento de futbolistas que se reciclan día a día, alargando su poder hacia la eternidad, como Totti, Del Piero o Pirlo. Bajo este panorama desolador, aún hay cabida para la esperanza, encarnada en dos equipos de segunda fila que apuestan por algo diferente: Nápoles y Fiorentina.

El históricamente mejor equipo del sur de Italia trata poco a poco de recuperar todo el prestigio que alcanzó y se marchó a la par que un muchacho llamado Maradona. La apuesta por la juventud y el fútbol ofensivo es clara. Ninguno de sus mejores jugadores alcanza la treintena, y por encima de todos destaca un nombre: Hamsik. Es eslovaco, tiene 22 años y a poco que su selección no sea un hazmerreir en el Mundial de Sudáfrica -y no lo será- su valor en el mercado internacional subirá como la espuma, así como el número de ofertas por hacerse con sus servicios. El Nápoles tendrá entonces muy difícil retenerlo.

Por otra parte, la Fiorentina de Prandelli que, aunque ahora no está en su mejor momento, tiene  equipo para dar guerra. Llena de futbolistas interesantes; Vargas, Gilardino, Bolatti, Marchionni, pero sobre todo el capitán Montolivo y el serbio Jovetic. Si en Italia las cosas funcionaran como debieran, Montolivo habría sido uno de los hombres importantes en el cambio de ciclo de la “Azurra”. Sin embargo, ahí sigue Pirlo, cada vez cometiendo más errores y logrando menos genialidades. Por otro lado Jovetic, que ni siquiera ha tenido que esperar al Mundial de Sudáfrica para ver cómo los grandes de Europa se pelean por él.

Más allá de valoraciones concretas e individuales, el problema es la mentalidad, algo muy difícil de cambiar. La única manera es que algún equipo -yo sólo he expuesto mis dos candidatos- pierda el miedo a la derrota y consiga plantar cara al gran Inter con un futbol menos especulativo. Entonces Italia empezaría a darse cuenta de que el “Catenaccio” es un planteamiento del siglo pasado.