Victoria agidulce del Deportivo frente al Athletic

23 enero 2010

El Deportivo ganó al Athletic por 3-1 en un partido extraño y dormirá en puestos de Liga de Campeones a la espera de lo que haga el Mallorca. El encuentro quedó marcado por la gravísima lesión del lateral del Deportivo Filipe Luis, que dice adiós a la temporada y a sus aspiraciones de jugar el Mundial de Sudáfrica.

Un Athletic desconocido pasó por encima del equipo de Lotina durante la primera parte. No fue solo el clásico arreón de los leones, sino que tuvieron la posesión del esférico durante los primeros cuarenta y cinco minutos guiados por un excelente Javi Martínez. Los bilbainos tuvieron muchísimas ocasiones, pero entre Estrada Fernandez que anuló dos goles en sendas jugadas dudosas y un sensacional Aranzubia consiguieron que el resultado al descanso continuase siendo el inicial.

Entro el mago Juan Carlos Valerón en el segundo tiempo y el Deportivo comenzó a tener más el balón. Fruto de la posesión llegó el tanto de Filipe Luis, que sin embargo se lesionó tras marcar el tanto. Los coruñeses se rebelaron ante la desgracia y Juca anotó un segundo gol con un poco de fortuna. El Athletic, que había merecido ir ganando, se encontraba con dos goles en contra y una afición crecida. Los minutos posteriores al 2-0 fueron de dominio absoluto del Deportivo, que incluso pudo aumentar la diferencia.
Sin embargo, fue el equipo de Caparrós quien a diez minutos del final puso más emoción al choque al acortar distancias gracias a un gol en propia puerta de Colotto.

No pudieron lograr el empate y cuando el tiempo estaba casi cumplido Pablo Álvarez hacía el definitivo 3-1, que certificaba una victoria del Deportivo quizás inmerecida, pero que da muestras de la solidez de los coruñeses en Riazor.

Anuncios

Si yo fuera Quique…

6 enero 2010

Tras el tropiezo ayer del Barcelona frente al Sevilla, eran tres los partidos de la Copa de Rey visibles el día de hoy.

El primero en jugarse fue el del Villarreal en Balaídos frente al Celta, que conseguí seguir a través de ESPN, para darme cuenta de que, contrariamente a lo sucedido en otras ocasiones, los comentaristas tenían bastante poca idea sobre los equipos que jugaban, llegando a confundir a los guardametas de ambos conjuntos (?).
El choque no tuvo mucha historia, el Celta evidenció claramente el por qué se encuentra en la situación en la que se encuentra, mientras que el Villarreal se dejó llevar. Logró adelantarse muy pronto gracias a Rossi, pero Arthuro, ese jugador a mí parecer vago, fue curiosamente quien saliendo desde el banquillo para sustituir a Aspas revolucionó el partido y marcó el empate al filo del descanso. No hubo ni emoción ni fútbol a lo largo de los noventa minutos.

Al finalizar decidí poner en el GolTV inglés el Valencia-Deportivo, y este no me decepcionó en absoluto. Pese al siempre planteamiento defensivo de Lotina, pude observar cómo Zigic puede encajar perfectamente en el juego del Valencia. Hubo ocasiones para ambos equipos pero fue el Deportivo quien consiguió adelantarse por mediación de Andrés Guardado. El Valencia se volcó en la portería de mi amigo Manu pero los gallegos volvieron a golpear, esta vez al culminar Pablo Álvarez un gran contragolpe. Entraron Manuel Fernandes y Silva en el equipo de Emery y entre ambos recompusieron algo la situación, logrando el canario el 1-2 que sería definitivo.

En el último partido del día y con Kiko diciendo sandeces en la retrasmisión como de costumbre, el Atlético volvió a mostrar su peor cara (y puede ser muy mala) en Huelva, y perdió 3-0 con el Recreativo. Empezó mal con el gol de Fornaroli al cuarto de hora, continuó torciéndose la noche con la expulsión -creo que justa- de Ujfalusi, encajó el segundo por un penalti absurdo que transformaría Barrales y acabó el partido sin saber a qué jugaba de tal modo que el Recreativo parecía el Barcelona y se escuchaban “olés” en la grada. En el minuto 88 se llevarían la puntilla por medio de Candeias. Si yo fuera Quique, en buena hora me hubiera metido en semejante berenjenal.


Rácano empate en La Romareda

3 enero 2010

Empate “lotiniano” entre el Deportivo de la Coruña y el Zaragoza. Ninguno de los dos equipos tuvo intención alguna de ir a por los tres puntos y se dedicaron a buscar algún error del rival para intentar conseguir un gol que les diera el triunfo. Tan solo Lafita y Valerón pusieron un poco de magia en sus respectivos equipos, pero el partido finalizaría con el resultado inicial y sin apenas ocasiones de gol.

LAS TRES CLAVES DEL PARTIDO

Un Zaragoza sin pólvora
Los maños no se han reforzado en invierno y siguen careciendo de un goleador tras la lesión de Uche a comienzos de temporada. Ver jugar a Arizmendi jornada tras jornada es desesperante, y no es que el madrileño sea un mal jugador, pero desde luego no es un delantero de quince goles por temporada.

Conformismo gallego
No es una sorpresa en los equipos entrenados por Miguel Ángel Lotina que prime el orden defensivo a la imaginación ofensiva. Pese a contar con Valerón en el once titular, el equipo deportivista prefirió llevarse un punto a intentar conseguir los tres.

Mayor empeño por la derecha
El inglés Pennant se mostró voluntarioso y se fue varias veces de su par, pero sus centros no encontraron rematador al no existir llegadas desde segunda línea. También Diogo se mostró participativo y se sumó al ataque con facilidad, aunque infructuosamente.


El Barcelona suma y sigue convenciendo

6 diciembre 2009

Complicado partido el que tenia el Barcelona en su visita al Deportivo de La Coruña, uno de los equipos revelación de esta temporada. Los de Guardiola solventaron el encuentro con eficacia apoyandose en un gran Messi, que volvió loca a la defensa deportivista y batió a Aranzubia en dos ocasiones.

Hacer crónicas de los partidos del Barcelona es francamente aburrido, porque el guión del choque es siempre el mismo. Los culés mueven la pelota hasta encontrar huecos y asedian al rival, hasta que el gol termina llegando. Esta vez hubo que esperar veintiséis minutos para que Messi abriera la lata con un ajustado disparo desde fuera del área. Al Deportivo le costaba un mundo robar el balón, y cuando lo hacía, llegar hasta el área rival se antojaba misión imposible. Sin embargo lograría el empate más por deméritos del Barcelona que otra cosa. Tras un saque de Aranzubia y el consiguiente mal despeje de Busquets, Adrián se adelantaría a la defensa azulgrana para batir a un sorprendido Valdés, al que le faltaron reflejos para detener el cabezazo. Al descanso se llegaría con 1-1.

No se puso nervioso el Barcelona en la segunda mitad, aunque no consiguió llegar con tanta claridad a los dominios de Aranzubia. Guardiola dio entrada a Pedro de manera inteligente, ya que Henry estuvo apagadísimo, y el canario fue el asistente para el segundo gol de Leo Messi, ya en el minuto 80, tanto que hacía justicia. Sentenciaría Ibrahimovic al filo del final tras un centro atrás de Abidal. El lateral francés cada día aporta más al equipo.
Nueva victoria del Barcelona en un partido que ellos mismos se complicaron, pero que terminaron resolviendo de manera convincente.