Sobre el derby de Mersey

7 febrero 2010

Una vez más, el partido entre Liverpool y Everton podía suponer el despido de Rafa Benitez. Una derrota ante el máximo rival, que además dejaría a los “Reds” practicamente sin opciones de jugar el año próximo Champions League, habría supuesto con bastante seguridad el despido del técnico español. Sin embargo, Rafa ha salvado otro “match ball”.

Parecía algo imposible dadas las alineaciones titulares de ambos equipos. Lucas Leiva-Mascherano contra Cahill y Osman, es decir, total superioridad creativa del equipo visitante. Pero el derby del Mersey es algo especial. El carácter de este partido es mucho más duro que el resto, y es en ese juego de “Kick and Run” en el que el Liverpool se maneja a las mil maravillas. La agresividad se apreció desde el inicio, y el Everton debió quedarse con un hombre menos por una entrada salvaje de Fellaini. Sin embargo fue el Liverpool el que quedó en inferioridad por expulsión de Kyrgiakos, a todas luces injusta.

No obstante, este hecho incluso benefició al Liverpool, quizás porque comprendió que la derrota sería algo normal y su victoria como una heroicidad. Se liberaron de la presión y jugaron sin especular. Mascherano ocupó el lateral derecho y Gerrard bajó más a recibir el balón, sólo para soltarlo rápidamente hacia posiciones más adelantadas, aunque N’Gog se mostró muy nervioso e impreciso. Otra historia hubiera sido de haber estado Torres. El Everton, con jugadores capaces de mover el balón con precisión -Osman, Arteta, Donovan, Cahill- se veía en muchos casos incapaz de hacerlo ante la presión del Liverpool.

Y en cuestión de sacrificio por el equipo, hay un jugador que destaca por encima de todos. Dirk Kuyt, que hizo un trabajo sencillamente impresionante, multiplicándose en el campo para cortar los ataques del Everton. El luchador  holandés se llevó el premio del gol, de cabeza, adelantándose a todo un veterano como Neville en un corner.
No es que el gol hiciese justicia, porque el Everton dominó el encuentro y tuvo las mejores ocasiones, pero sí viene a demostrar lo que es el derby de Mersey, un partido en el que la pasión prima por encima de todo.


El Chelsea asedia pero no derriba al Everton

12 diciembre 2009

Partido a priori interesante, al que el Chelsea llegaba tras tres partidos sin ganar -uno en cada competición- y el Everton con la intención de romper una racha negativa.
Ancelotti suplió la baja de Essien con Obi Mikel, mientras que Moyes situó en punta a dos delanteros, Saha y Jo Alves.

Se adelantó el Everton antes del primer cuarto de hora gracias a un gol de Saha. El francés está en estado de gracia, pero su calidad no es suficiente para levantar a los “toffees”. El equipo se echó atrás y a partir de ahí, absoluto dominio de los londinenses.
Con dos killers arriba y un medio del campo plagado de jugones, el Chelsea, que juega de memoria, le dio la vuelta al partido en un santiamén, para continuar mareando a un Everton timorato.
Pese a todo la ausencia de Essien se notó y se seguirá notando. Las ayudas que el ghanés presta constantemente a los centrales son algo que a Obi Mikel le cuesta aportar. Tanto Saha como Jo Alves se quedaron hombre a hombre con Terry y Carvalho, aunque, eso sí, siempre recibiendo de espaldas.
Pese al dominio local, el Everton consiguió nivelar el resultado gracias a otra jugada a balón parado. Tendrá que vigilar ese apartado Ancelotti porque es la faceta más debil de los “blues”.

Asedio del Chelsea también durante la segunda mitad, que culminaría con el gol de Drogba a centro de Ivanovic. Muy interesante el rendimiento del serbio en el lateral derecho, que puede acabar quitando el puesto a Bosingwa.
Empataría de nuevo el Everton, una vez más a balón parado. Desde su estremecedora lesión, Petr Cech tiene muchos más errores en los balones aéreos, y poco a poco está perdiendo el prestigio de “tercer mejor portero del mundo”.  El dominio local continuaba, pero los minutos pasaban y el Chelsea no conseguía ponerse de nuevo por delante. Entró Malouda, entró Beletti e incluso el chaval Borini. Todo fue en balde, para satisfacción de los comentaristas de La 2.

El lider se deja dos puntos cosechando su primer empate en liga ante el Everton, que se va de Stamford Bridge con un punto que sabe a victoria.