Crónica romántica de una final

23 mayo 2010

Foto: sigloxxi.com

El Santiago Bernabeu se engalanó para vivir otra noche de historia, pero en esta ocasión no se vistió de blanco, sino con los colores de otros dos reyes europeos. El Inter de Milán, que había esperado casi medio siglo para conseguir reinar en Europa de nuevo, se enfrentaba a otro histórico rejuvenecido por la mano de Van Gaal, en la final de la más grande competición europea.

Leer el resto de esta entrada »


El Inter se deja la piel en el Camp Nou y estará en la final

28 abril 2010

El Inter de Milán perdió en el Camp Nou y dejó una pésima imagen para el espectador neutral, encerrándose en su área y renunciando al ataque de manera descarada. ¿Importa eso si se logra el  objetivo?. No lo sé, pero queda claro que a Mourinho no le importa. Su equipo ha eliminado al Barcelona y se enfrentará en el Santiago Bernabeu al Bayern de Munich. Ese es el hecho.

Leer el resto de esta entrada »


El Inter anula al Barcelona

21 abril 2010

El Inter de Milán de Mourinho, ha conseguido lo que muy pocos han logrado desde que Guardiola llegó al banquillo azulgrana: anular al Barcelona. La superioridad de los italianos fue patente a pesar de tener que remontar el gol inicial de Pedro. Sneijder, Maicon y Milito dieron la vuelta al marcador, que al termino del partido señaló un 3-1 que permite viajar al Inter con una inesperada ventaja al Camp Nou. El partido de vuelta promete ser apasionante.

Leer el resto de esta entrada »


La suerte es inherente

22 marzo 2010

Brasil y España son las favoritas para ganar el Mundial de Sudáfrica. Pese a sus problemas, Inglaterra y Argentina son consideradas también aspirantes. Sin embargo, hay dos selecciones que siempre entran en las quinielas independientemente del nivel que hayan demostrado durante la ronda clasificatoria. Me refiero a Italia y Alemania. El motivo es probablemente la suerte que ha caracterizado siempre, futbolísticamente hablando, a estos dos países. Leer el resto de esta entrada »


La aleatoriedad de los grandes partidos

25 febrero 2010

El apetito de fútbol europeo había comenzado a ser saciado la semana pasada con los primeros partidos de octavos de final de la Champions League y curiosamente fue reservado como postre el enfrentamiento más interesante de la jornada. Una eliminatoria entre los líderes de las dos ligas más importantes tras la española, entre los italianos del Inter de Milán y los ingleses del Chelsea. El partido no defraudó en ningún aspecto.

Los de Mourinho hicieron lo previsible, defender bien y buscar un solitario gol que les pusiera en ventaja de cara al partido de vuelta. Sin embargo, Milito marcó muy pronto, en el minuto 3, y el encuentro se convirtió en un monólogo “blue”. Ancelotti había revolucionado al equipo situando a Malouda como lateral, una apuesta claramente ofensiva. El Chelsea dominó la primera parte y dio impresión de peligro en cada ataque, a pesar del buen hacer de la zaga interista. Hasta aquí todo transcurrió aproximadamente en los márgenes previstos.

Al poco de comenzar la segunda mitad, una gran jugada de Ivanovic fue culminada por Kalou con un disparo que Julio Cesar no fue capaz de detener. Era el empate, y supuestamente los locales deberían venirse arriba. No hizo falta puesto que Cambiasso volvió a poner en ventaja a su equipo. Y sorprendentemente, fue Mourinho, el mejor entrenador defensivo del mundo, el que dio entrada a un delantero (Balotelli) por un medio de contención (Motta). El joven e indisciplinado italiano volvió loco a un Malouda bastante perdido en tareas defensivas, pero sus acciones fueron puntuales y quien llevó el peso del partido fue el Chelsea, que a pesar de merecerlo no consiguió el empate de nuevo.

Fue un partido de desarrollo previsible salpicado por la aleatoriedad de los grandes partidos. Ivanovic y Cambiasso se ganaron, no solo por los goles sino por su gran partido, un protagonismo al que no están acostumbrado.  A los africanos Drogba y Eto’o les faltó acierto. Especialmente llamativo lo del costamarfileño, que tras sus “vacaciones” en la Copa de África, continua alternando actuaciones espectaculares con partidos bastante lamentables. El cambio ofensivo de Mourinho y la inusual ubicación de Malouda. No todo fue imprevisible, pero nunca me ha gustado hablar de los árbitros. La eliminatoria está más que abierta para el partido de vuelta.


Fernandes y una oportunidad para triunfar

29 enero 2010

El Inter de Milán ha logrado la cesión del portugués Manuel Fernandes hasta final de temporada, con una opción de compra de doce millones. Fernandes llega a Milán procedente del Valencia en una operación un tanto sorprendente para cualquier aficionado.

Mourinho es un entrenador que, a pesar de sus polémicas declaraciones, se suele mostrar bastante cuerdo a la hora de estimar o desestimar fichajes. “The Special One” tiene motivos para confiar en su compatriota luso, pero no hay que olvidar que existen razones de peso para desconfiar del mediocentro.
La carrera de Fernandes ha estado llena de altibajos, en la que los momentos más pobres han sido vividos a orillas del Turia. Mientras en su país natal, concretamente en el Benfica, desempeñó un papel destacado, en Valencia ha sido más noticia por sus actos indisciplinarios y sus lesiones que por su juego. “Manuelele”, como es apodado, también ha tenido tiempo para jugar en Inglaterra, concretamente en el Everton, donde acabó siendo fijo en las alineaciones de Moyes.

Mourinho ha preferido quedarse con lo positivo. Fernandes es un futbolista capaz tanto de crear como de destruir juego, aunque no destaca en ninguna de ambas facetas. Quizás ese sea uno de los motivos por los que no haya triunfado en el Valencia. El conjunto ché está acostumbrado a jugar con un mediocentro puramente defensivo, de contención, y otro de creación, puesto que actualmente ocupa Ever Banega. Manuel Fernandes, que no es ni una cosa ni la otra, se ha quedado en tierra de nadie y no ha cuajado entre la afición de Mestalla.

En la tercera de las grandes ligas Manuelele tendrá una nueva oportunidad de demostrar toda su valía. En mi opinión, el juego italiano es el que más favorece a sus condiciones y pienso que Mourinho ha acertado llevándoselo con él al Inter de Milán.


El Inter gana por la ley del mínimo esfuerzo

9 diciembre 2009

Mientras la mayoría de gente veía al Barcelona en las cadenas autonómicas de sus respectivas comunidades, yo visualizaba via internet -canal CCTV5 chino-, el Inter-Rubin Kazan, esperando ver algo digno de dos equipos que se jugaban su clasificación. Un error por mi parte, con Mourinho es casi imposible que eso ocurra.
El portugués alineó tres delanteros puros -Etoo, Milito y Balotelli-, además de Sneijder, pero lo que tanto ariete propició fue un espacio enorme en las bandas que los laterales Zanetti y Maicon cubrieron a duras penas. El “juego” se desarrolló íntegramente por el centro. Entrecomillo juego porque lo que en realidad hubo fueron pelotazos y balones divididos.

No en vano el gol que ponía en ventaja al Inter llegó tras una jugada embarullada en la que Zanetti se llevó el balón a trompicones, la tocó Balotelli y el balón quedo muerto dentro del área para que Eto’o fusilara. Lo mismo dio, porque el Rubin Kazan continuó siendo incapaz de hilvanar una jugada de ataque, y en el Inter solo Sneijder trataba de construir, sin encontrar socios en el centro del campo, algo normal cuando levantas la cabeza y lo más cercano que ves es Thiago Motta.

En la segunda parte más de lo mismo. Pareció en un inicio que los rusos intentarían luchar por la victoria pero fue un espejismo y se diluyeron rápido. Tampoco el Inter inquietó la meta rival, hasta que en el minuto 65 un zambombazo de Balotelli ponía el 2-0 y cerraba el partido. Sin más. Ninguna historia, ninguna anécdota. Un auténtico aburrimiento, aunque por lo que vi de reojo, tampoco en el otro partido del grupo hubo mucho fútbol. Al menos el gol de Messi servirá para continuar con las estúpidas comparaciones entre el argentino y CR9.

En Milán nada de nada. El Inter se clasifica segundo y Mourinho sigue venciendo por la ley del mínimo esfuerzo.