Los grandes ausentes

10 junio 2010

Además del resultado final y de algunas imágenes curiosas o llamativas que nos pueda dejar el torneo, este Mundial de Sudáfrica será recordado con toda probabilidad por dos hechos. En primer lugar, el molesto sonido de las famosas vuvuzelas, que obligarán a más de un espectador a silenciar el sonido del televisor no sólo por el nivel de los comentarios, sino también por no tener que soportar ese avispero en sus cabezas. En segundo lugar, por los jugadores que se perderán la mayor cita futbolística del planeta.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Dos extremos

30 agosto 2009

Robben y Ribery. Ribery y Robben. Probablemente los dos mejores extremos del mundo, partiendo de la base de que Cristiano Ronaldo y Messi no juegan siempre pegados a la banda sino que tienen una movilidad mayor para sorprender por el medio y trazarr diagonales. Robben y Ribery están ahora juntos en el Bayern de Munich.

Como dijo Pellegrini, Robben se ha marchado del Real Madrid para equilibrar el desbarajuste económico. Es decir, lo que ya se sabía pero los madridista más forofos no habían querido ver: Florentino Pérez se gastó demasiado dinero y había que compensarlo. Aunque al técnico chileno no le haga mucha gracia ver que se le queda una banda coja, el rendimiento de Robben siempre está sujeto a las lesiones y el dinero recaudado con su ventaserá muy beneficioso para las arcas del club.

Por su parte, el Bayern de Munich, que había comenzado la Bundesliga de una manera nefasta, parece que encuentra cierto equilibrio. El equipo dejará de depender de Ribery, y ahora contará con dos puñales por las bandas que podrán surtir con buenos centros a Toni, Mario Gomez y Klose, delanteros que si por algo destacan es por su juego aéreo y no por su movilidad o velocidad. No pudo ser mejor el debut de Robben con el conjunto bávaro ante el Wolsfburgo, antiguo campeón, anotando dos de los tres goles de su equipo. Quizás este fichaje sea el punto de inflexión de un Bayern de Munich sumido en una crisis que se prolongaba demasiado tiempo.