El “Guaje” llega a la cima

19 mayo 2010

Foto: larazon.es

Paso a paso, David Villa ha ido cumpliendo con brillantez todas las etapas del fútbol profesional. Apenas había salido de la adolescencia cuando con sus goles se convertía en ídolo de la afición del Sporting de Gijón, por aquel entonces en Segunda División. Sus primeras ovaciones en primera las recibió de la afición zaragocista, equipo en el que realizó dos grandes campañas, que supusieron su traspaso al Valencia, club al que pertenecía hasta ayer.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Gol de la jornada

23 noviembre 2009

Villa demostraba toda su clase tras una jugada de equipo para poner el 0-1 en el marcador.


El “siete” de España

8 septiembre 2009

No logro entender cómo todavía se prolongan las comparaciones entre Villa y Raúl. Antes de la Eurocopa la discusión se centraba en quién era mejor jugador y si el capitán del Real Madrid debía volver a la convocatoria. Actualmente el debate consiste en si Villa ha sido mejor futbolista que Raúl y es argumentado en que el asturiano tiene una media de goles por partido mayor que el madridista y se encuentra a solo once goles de ser el máximo goleador de la historia de la selección, algo que personalmente creo y quiero que logre.

Esta comparación es absurda, puesto que son jugadores de épocas diferentes. Raúl ha sido el buque insignia de la selección durante mucho tiempo, ha sido el que con su garra ha guiado al equipo. Ha sido imprescindible. Villa no es imprescindible en la actual selección porque el nivel es tal que cualquier jugador puede ser sustituido y la filosofía del conjunto no es alterada. Eso es algo que, aunque me moleste un poco reconocerlo, es mérito de Luis Aragonés.

Si Villa se encuentra a 11 goles de Raúl es porque Villa se ha visto rodeado de jugadores ofensivos y un esquema que le favorecía. Raúl ha jugado, por poner un ejemplo, con Clemente e Iñaki Sáez, y en una época en la que el nivel de la selección no era tan bueno como el actual. Por tanto, compararlos es absurdo. Son jugadores de épocas diferentes, características diferentes, y lo que realmente debería importar es que podemos ser campeones del mundo. Ni Villa será mejor que el mejor Raúl, ni Raúl es mejor que Villa.