Rácano empate en La Romareda

3 enero 2010

Empate “lotiniano” entre el Deportivo de la Coruña y el Zaragoza. Ninguno de los dos equipos tuvo intención alguna de ir a por los tres puntos y se dedicaron a buscar algún error del rival para intentar conseguir un gol que les diera el triunfo. Tan solo Lafita y Valerón pusieron un poco de magia en sus respectivos equipos, pero el partido finalizaría con el resultado inicial y sin apenas ocasiones de gol.

LAS TRES CLAVES DEL PARTIDO

Un Zaragoza sin pólvora
Los maños no se han reforzado en invierno y siguen careciendo de un goleador tras la lesión de Uche a comienzos de temporada. Ver jugar a Arizmendi jornada tras jornada es desesperante, y no es que el madrileño sea un mal jugador, pero desde luego no es un delantero de quince goles por temporada.

Conformismo gallego
No es una sorpresa en los equipos entrenados por Miguel Ángel Lotina que prime el orden defensivo a la imaginación ofensiva. Pese a contar con Valerón en el once titular, el equipo deportivista prefirió llevarse un punto a intentar conseguir los tres.

Mayor empeño por la derecha
El inglés Pennant se mostró voluntarioso y se fue varias veces de su par, pero sus centros no encontraron rematador al no existir llegadas desde segunda línea. También Diogo se mostró participativo y se sumó al ataque con facilidad, aunque infructuosamente.

Anuncios

El Real Madrid se divierte a costa del Zaragoza

19 diciembre 2009

El Real Madrid se dio un festín gracias a un débil Zaragoza. Ya en el minuto dos se adelantaba el equipo blanco gracias a Higuaín, que batía a Lopez Vallejo tras recibir un buen pase de Marcelo. En el minuto 26 Van der Vaart conseguía el segundo aprovechando otro gran pase del jugador brasileño. Dos minutos más tarde llegaría el tercero. De nuevo Van der Vaart anotaba llegando el primero al remate en un centro de Sergio Ramos. El cuarto fue para Higuaín, que marcó un golazo tras bajar un balón en el area y empalmar de volea a la escuadra. En el segundo tiempo también Cristiano Ronaldo tendría su gol, tras humillar a la defensa zaragocista. Y Benzema, que celebraría su cumpleaños con un gol que combinó potencia y definición.

Paciencia y tensión
El Real Madrid tuvo paciencia para tocar y tocar en busca de los huecos. Además, pese a que el partido se le puso de cara muy al principio los blancos no se relajaron como en anteriores ocasiones.

Movilidad
Cualquiera podría pensar que sin Xabi Alonso los de Pellegrini tendrían bastantes problemas para crear el juego, sobre todo al salir Mahmadou Diarrá de titular, pero nada más lejos de la realidad. El equipo movió el balón con facilidad gracias a la movilidad de Higuaín, Cristiano Ronaldo, Marcelo, y el ofrecimiento constante de un maravilloso Rafael Van der Vaart.

Garay, muy consistente
Una nueva prueba para el argentino. Pese a que no tuvo demasiado trabajo, todo lo que hizo, lo hizo a la perfección. Además, demostró complementarse muy bien con Albiol en las jugadas en las que la defensa madridista salió para dejar en fuera de juego a los delanteros zaragocistas.

Sin noticias del Zaragoza
Mucho tendrá que cambiar las cosas Gay o el entrenador que venga. Los maños tienen problemas en todas las líneas. Los dos porteros son inseguros, la defensa lenta y no tienen gol.


Reparto de puntos en La Rosaleda

22 noviembre 2009

Un punto que sabe a poco tanto a Málaga como a Zaragoza. Especialmente delicada es la situación de los andaluces, colistas con tan solo 6 puntos. El partido fue completamente distinto en cada una de las dos partes.

La primera mitad fue pésima. De los peores 45 minutos que recuerdo haber visto nunca. No hubo casi ocasiones, apenas una para Babic y otra para Luque. El Málaga, uno de los equipos revelación de la pasada temporada, sigue atascado. Quizás Apoño este notando la ausencia de Lolo a su lado, o quizás no sea tan buen jugador como nos intentaron hacer creer, pero en mi opinión su bajo rendimiento es una de las claves de la posición del conjunto de la Costa del Sol en la liga. Ambos equipos ignoraron el centro del campo, el Málaga se dedicó a meter balones largos a los desmarques de Obinna mientras el Zaragoza bombeaba pelotas al pecho de Arizmendi. El delantero se lesionó antes de cumplirse el cuarto de hora de partido, pero la velocidad de su sustituto Ewerthon, que presumiblemente aportaría más movilidad al ataque maño, no se sintió.

Todo cambió nada más comenzar la segunda mitad. En la primera jugada con peligro, Lafita se plantó solo ante Munúa y, tras buscar el contacto con el meta uruguayo, se deja caer dentro del área. Penalty y gol de Ewerthon.

El encuentro se había roto, pero la jugada decisiva se produjo diez minutos más tarde del gol del Zaragoza, concretamente en el 60. Rubinos Pérez comenzaba su show expulsando por doble amarilla a Paredes, de manera un tanto rigurosa, tras una obstrucción sobre Jesús Gámez. Muñiz entonces metía pólvora arriba, dando entrada a Duda y Forestieri. Sin embargo, antes de que se lanzara esa falta, también sería expulsado Welligton por una agresión a Goni. No es la primera vez que el brasileño hace algo así. El Málaga se quedaba sin central, posición que ocuparía Apoño hasta el final del encuentro.

Seguía sin existir el medio del campo, pero todo lo aburrido que había tenido la primera parte lo tenía la segunda de entretenido. Marcelino dio entrada a Ander Herrera para intentar controlar el partido. El Málaga dejaba muchos espacios y el Zaragoza trataba matar el partido al contragolpe. No lo consiguió e Iván González, que debutaba, empató tras un corner en el que López Vallejo tuvo parte de culpa. Un problema el que tiene el Zaragoza en la portería, ya que ni Carrizo ni López Vallejo se muestran demasiado seguros.

Ya en los minutos finales se formó otra tangana que dejó patente la incompetencia de Rubinos Pérez. Cuatro minutos después lograba que el partido continuase tras haber tomado la cobarde decisión de sacar amarilla ante cualquier polémica. El Zaragoza dispondría de dos ocasiones clarísimas antes de que el encuentro finalizase. La primera, tras una espectacular jugada de Lafita que acabaría rematando el palo. La otra, un error de Gabi en boca de gol tras un centro de Ewerthon, que se había aprovechado anteriormente de un error tremendo de Apoño. Milagrosamente, no se lograría ningún gol más y no habría ninguna expulsión más, y el partido acabaría con 1-1.