El Atleti vuelve a llorar de felicidad

12 mayo 2010

Ser del Atlético de Madrid es esperar catorce años para ver como tu equipo vuelve a levantar una copa. Es vivir una montaña rusa de emociones, porque el Atleti hace sufrir como ningún otro club. Hoy, cuarenta y seis años después de su último y hasta ahora único título continental, la afición colchonera vuelve a llorar de felicidad. Los rojiblancos se han proclamado campeones de la Europa League tras vencer por 2-1 al Fulham.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El Fulham machaca a un Manchester desdibujado

19 diciembre 2009

En un partido muy frío, el Fulham venció al Manchester United por tres goles a cero. El resultado acerca a los locales a la zona europea e impide al ManU alcanzar el liderato. A los 22 minutos llegó el primer tanto. Danny Murphy le robó un balón a Scholes en zona de tres cuartos, avanzó hasta el borde del área y batió a Kuszczak con un buen disparo. No se había cumplido el primer minuto de la segunda parte cuando el Fulham aumentaba su ventaja. Centro de Duff desde la banda, Gera que cede de cabeza y Zamora que fusila al portero. A un cuarto de hora del final llegaría la sentencia. De nuevo Zamora bajando un balón para Damien Duff, que a bote pronto la puso lejos del alcance de Kuszczjak.

Scholes, errores de un veterano
Tuvo un clamoroso error en el primer gol, perdiendo el balón en el centro del campo. No se consiguió reponer del fallo y fue Anderson quien tuvo que llevar la manija del Manchester United. Algo impropio de un jugador tan experimentado como el pelirrojo inglés.

Bajas en la defensa
Los Diablos Rojos tenían nada menos que cinco bajas en la zaga: Brown, Ferdinand, Vidic, Neville y O’Shea. Ferguson tuvo que alinear una defensa de circunstancias, con Fletcher, Carrick y el joven De Laet, además de Evra, y se notó mucho. La falta de coordinación de los jugadores de atrás facilitó las cosas a los atacantes del Fulham.

El Fulham con las ideas muy claras
Con un juego muy directo, pero con criterio. Los hombres de Hogson buscaron continuamente el pecho de Bobby Zamora, que ganó absolutamente todos los balones aéreos. El potente delantero protegio a la perfección hasta la llegada de los centrocampistas.