No perdonarás

1 abril 2010

Los cruces de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones nos dejaron tres buenos partidos con una moraleja común: la relajación no está permitida a estas alturas de competición. Dejando a un lado el Inter-CSKA, en el que los de Mourinho ganaron 1-0 “a la italiana”, aunque pudieron ser muchos más, los otros tres enfrentamientos supusieron un precioso espectáculo para el aficionado. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Rooney-dependencia

27 enero 2010

Dice el entrenador del Chelsea, Carlo Ancelotti, que su gran rival de cara a la lucha por la Premier League, el Manchester United -porque yo creo que el Arsenal acabará pinchando- tiene dependencia de su delantero Wayne Rooney. Imagino que el técnico italiano, normalmente comedido en sus declaraciones sobre todo si lo comparamos con alguno de sus predecesores en el banquillo de Stamford Brigde, hará estos comentarios con el fin de compensar los elogios de la prensa al equipo de Ferguson tras la aplastante victoria de los Red Devils por frente al Hull por cuatro a cero, partido en el cual Rooney marcó todos los goles.

No le falta razón a Ancelotti. Tras las ventas de Cristiano Ronaldo al Real Madrid y Carlos Tévez al Manchester City, el gran dominador de la Premier League en los últimos años rebajó ligeramente la deuda que actualmente tiene, pero dejó un vacío en la plantilla que no se ha podido o no se ha sabido llenar.
Sir Alex Ferguson cuenta, además de con el chico malo inglés, con cuatro arietes puros: Berbatov, Owen, Wellbeck y Macheda. El escocés ha dicho que le encantaría dar más minutos a Owen pero que para ello debería quitar a Rooney del once titular, de lo cual se deduce que no se plantea jugar con dos delanteros.

En este 4-3-3, los puestos de extremo suelen ser ocupados por Valencia y Ryan Giggs. No voy a criticar más al ecuatoriano, baste decir que la sola comparación con el ahora jugador del Real Madrid es absurda. Ryan Giggs siempre ha sido un jugador cumplidor, pero la edad le empieza a pesar y actualmente su rendimiento a partir del minuto sesenta baja bastante. Una buena opción sería Nani, pero el portugués no está teniendo la confianza necesaria para crecer como futbolista.
Tampoco en el medio del campo hay un futbolista cuya visión de juego sea portentosa -Paul Scholes lo fue, pero le pasa lo mismo que a Giggs- y Fletcher y Carrick son buenos futbolistas pero poco desequilibrantes. Por tanto, la voluntad de Rooney de estar en contacto con el balón le obliga a bajar a recibir lejos de la portería, iniciar él mismo la jugada y también acabarla. Tiene tanto talento y es un jugador tan sacrificado que de momento el Manchester United casi no ha notado el déficit ofensivo, pero probablemente esa dependencia de uno de sus buques insignia les acabe pasando factura.


Sólo apto para gladiadores

19 enero 2010

¡Vaya partidazo la ida de la semifinal de la Carling Cup entre Manchester United y Manchester City! Lo cierto es que ha compensado el truño que está siendo hasta el momento la Copa de África. Empiezo a escribir con miedo a olvidarme de algo, porque el encuentro de esta noche ha sido para analizar en profundidad, pero no soy yo la persona idónea para ello.

No era un partido cualquiera, era un derby, que además servirá para establecer las bases de lo que puede ser una gran batalla por ser el mejor equipo de Manchester. No es que esta batalla hubiera dejado de existir, pero en los últimos años -y no tan últimos- ha estado claramente decantada a favor del equipo de Ferguson.
Por eso el partido de hoy no era apto para novatos, sólo para gladiadores. En esa lucha podemos decir que ha vencido Tévez, impetuoso como pocos, ya que ha anotado dos goles y ha dado el triunfo en el partido, no así en la eliminatoria, que aún queda abierta para la vuelta en Old Trafford.

Era previsible que hubiera poca especulación en el juego, pero no es que haya habido poca, es que no ha habido ninguna. Los dos equipos han buscado atacar al equipo contrario con un esquema 4-3-3. Ha golpeado primero el Manchester United por medio de Giggs, pero tras el gol, tanto la iniciativa como las mejores ocasiones han sido para el City. Al filo de la primera mitad, el joven Rafael ha agarrado dentro del área a Bellamy y el árbitro ha pitado penalty. Es un poco dudoso, pero la falta es apreciable y se trata de un error de principiante. Tévez empataba desde los once metros.

El “Apache” volvería a marcar a su ex-exipo mediada la segunda parte al aprovechar un balón suelto dentro del área a la salida de un corner. Tras el gol, la avalancha fue de los “Diablos Rojos”, que se volcaron sobre la portería de Given. Entró en escena el otro gran gladiador, Wayne Rooney. El niño malo de Inglaterra apareció en todas las jugadas, bajó a recibir, distribuyó el balón y finalizó magistralmente, pero se encontró con un no menos espléndido Given, que salvó a su equipo del empate.


El Fulham machaca a un Manchester desdibujado

19 diciembre 2009

En un partido muy frío, el Fulham venció al Manchester United por tres goles a cero. El resultado acerca a los locales a la zona europea e impide al ManU alcanzar el liderato. A los 22 minutos llegó el primer tanto. Danny Murphy le robó un balón a Scholes en zona de tres cuartos, avanzó hasta el borde del área y batió a Kuszczak con un buen disparo. No se había cumplido el primer minuto de la segunda parte cuando el Fulham aumentaba su ventaja. Centro de Duff desde la banda, Gera que cede de cabeza y Zamora que fusila al portero. A un cuarto de hora del final llegaría la sentencia. De nuevo Zamora bajando un balón para Damien Duff, que a bote pronto la puso lejos del alcance de Kuszczjak.

Scholes, errores de un veterano
Tuvo un clamoroso error en el primer gol, perdiendo el balón en el centro del campo. No se consiguió reponer del fallo y fue Anderson quien tuvo que llevar la manija del Manchester United. Algo impropio de un jugador tan experimentado como el pelirrojo inglés.

Bajas en la defensa
Los Diablos Rojos tenían nada menos que cinco bajas en la zaga: Brown, Ferdinand, Vidic, Neville y O’Shea. Ferguson tuvo que alinear una defensa de circunstancias, con Fletcher, Carrick y el joven De Laet, además de Evra, y se notó mucho. La falta de coordinación de los jugadores de atrás facilitó las cosas a los atacantes del Fulham.

El Fulham con las ideas muy claras
Con un juego muy directo, pero con criterio. Los hombres de Hogson buscaron continuamente el pecho de Bobby Zamora, que ganó absolutamente todos los balones aéreos. El potente delantero protegio a la perfección hasta la llegada de los centrocampistas.


El Manchester United pierde su excelencia

27 octubre 2009

El Manchester United ya no es el poderoso y eficaz equipo que solía. Sigue siendo uno de los equipos importantes, pero ha dejado de ser el principal favorito para ganar las competiciones.

Van der Sar es un portero seguro, pero ya no es el jugador que decisivo que solía ser. Su edad es un condicionante y el United ya está buscando substitutos, entre los cuales se baraja el nombre de Diego López, una opción acertadísima en mi opinión.

La defensa siempre ha sido el mayor defecto del equipo. Hasta ahora parecía que con Ferdinand y Vidic era suficiente, pero parece que no. El reciente partido en Anfield parece haber condenado a Ferdinand, y las alternativas no son demasiado convincentes. Polivalentes jugador que forman parte de la plantilla por ser canteranos -Brown o O’Shea-, pero carentes de calidad, o jóvenes que aún tienen que madurar -Fabio o Evans-.

El medio del campo ha perdido este año a un hombre decisivo como Cristiano Ronaldo para ganar a uno de los jugadores más previsibles que conozco, el ecuatoriano Valencia. Tampoco Nani es hoy por hoy válido; le falta un punto todavía para llegar a ser determinante -aunque va por buen camino-. Sin embargo, el principal problema es Paul Scholes, que ya no puede sujetar al equipo el sólo. Los años pesan, algo que también está notando el galés Ryan Giggs, otro buque insignia. El bajón de Scholes debería ser suplido por Carrick, pero este no está respondiendo a las expectativas, y ni Hargreaves ni Fletcher están capacitados para dirigir a un equipo. Anderson podría ser la solución en el futuro, pero todavía es joven para cargarle con tanta responsabilidad.

En la delantera el equipo no tiene problemas, Rooney se deja la piel, Berbatov, pese a su apatía, tiene una calidad infinita, y Owen siempre responde, eso sin contar las jóvenes promesas que poco a poco empiezan a contar con minutos.

En definitiva, el Manchester United tiene un problema de “cambio de ciclo” que no sé como solucionará. Tiene la opción de tirar de talonario -fichar tres o cuatro jugadores consolidados y construir el equipo a partir de ellos-, o esperar un año más a que sus promesas se conviertan en un relevo real para una gran generación.