El momento de la verdad

26 junio 2010

El Mundial de Sudáfrica llega por fin a los octavos de final, la primera ronda eliminatoria de partido único, que ya no perdona traspiés como en la aburrida fase de grupos. Quedan dieciséis selecciones entre las que no se encuentran ni Francia ni Italia, fracasos voceados tiempo atrás del comienzo del torneo. Los cruces resultantes son tremendamente igualados. A continuación mis primeros cuatro pronósticos.

Leer el resto de esta entrada »


Adiós al favoritismo

21 junio 2010

En un torneo como un Mundial, un partido malo acaba con tu favoritismo casi de inmediato, y dos partidos malos te mandan para casa. Varias de las selecciones “grandes”, entendiendo por “grandes” las cabezas de serie,  se encuentran en una posición complicada y se jugarán su clasificación para octavos de final en el último choque de la fase de grupos. Son los casos de Alemania, Inglaterra, Italia y España, aunque los motivos por los que han llegado a esta situación son distintos.

Leer el resto de esta entrada »


Grupo C – Jornada 1: No culpes al Jabulani

13 junio 2010

Jabulani da bandazos durante el vuelo, esquiva el guante del portero y besa la red. Esa sería la crónica de los goles según las críticas previas de los porteros al balón oficial del Mundial. Sin embargo, ni el error de Green que da alas a Estados Unidos ni el de Chaouchi que permite soñar a Eslovenia son consecuencia del comportamiento de la pelota sino de equivocaciones de los arqueros.

Leer el resto de esta entrada »


Las gacelas de Capello

8 marzo 2010

Capello va a tener varios problemas para confeccionar su lista de veintitrés jugadores de cara al Mundial de Sudáfrica. No me estoy refiriendo ahora a la archiconocida trifulca Terry-Bridge, que tiene como consecuencia, además de la pérdida de la capitanía del icono del Chelsea,  la presumible ausencia del jugador del City en la cita mundialista. Ya mencioné el dilema de la portería, así que no abordaré ese aspecto de nuevo. El tema sobre el que daré mi punto de vista a continuación es la dificultad que tendrá el técnico italiano para elegir qué dos jugadores formarán parte del combinado inglés para la posición de interior derecho. No se trata en este caso de una cuestión de falta de calidad, como sucede en el puesto de guardameta, sino de lo contrario. El ex-entrenador del Real Madrid puede seleccionar a tres futbolistas de características parecidas –velocidad endiablada y desborde continuo-, como son los casos de Walcott, Lennon y Wright-Phillips.

Tras el fracaso de la no-clasificación para la Eurocopa de 2008, el joven Walcott fue señalado como una de las piezas clave para la nueva generación inglesa. El extremo del Arsenal ha sido fijo en las convocatorias de Capello desde que el italiano llegase al banquillo de los “Pross”, asumiendo las altas expectativas creadas en torno a su figura, agrandándolas incluso con grandes actuaciones en partidos decisivos, como su hat-trick ante Croacia. Sin embargo, en su club no está brillando en absoluto, y de hecho se ha visto relegado al banquillo, por lo que no andará sobrado de confianza.

Otro de los candidatos es el rápido jugador del Tottenham, Aaron Lennon, quizás el jugador más desequilibrante de los Spurs. Su equipo necesita de su desborde y le ha echado mucho de menos durante los partidos en los que ha estado ausente, cosa que está sucediendo con relativa frecuencia debido a las recurrentes lesiones, por lo que su ritmo de competición no es el más adecuado.

El otro futbolista con serias papeletes de estar en Sudáfrica es Wright-Phillips. El ex-jugador del Chelsea está demostrando en el Manchester City lo que no pudo demostrar en el club de Londres, y además tiene más experiencia que Lennon o Walcott, un aspecto también a tener en cuenta de cara a un campeonato de tal magnitud, así que descartarlo para la convocatoria final no es una decisión demasiado acertada.
No se queda aquí el debate, ya que al propio Wright-Phillips le ha salido otro competidor en su propio club, el impactante Adam Johnson, que parece contar con un gran apoyo entre la afición inglesa. Eso sin olvidarnos de David Beckham, un futbolista de características diametralmente opuestas a los anteriormente citados cuya relación con Capello es excelente.

La elección de jugadores no es ni mucho menos sencilla, lo que está claro es que Inglaterra será un rival a tener muy en cuenta en el ya cercano Mundial de Sudáfrica.


Nadie bajo los palos

18 noviembre 2009

Fabio Capello, ex-entrenador del Real Madrid y actual seleccionador del combinado inglés, tiene un grave problema. Inglaterra no cuenta con ningún jugador de garantías para el puesto de portero. De los cuatro grandes equipos de la Premier League, ninguno de sus guardametas titulares es inglés: Van der Sar es holandés, Reina y Almunia son españoles y Petr Cech es checo. Del resto de porteros de equipos que militan en  la máxima categoría, solo seis  nacieron en dicho país y juegan habitualmente, y ninguno alcanza un nivel aceptable para una selección a la que siempre se le exije un buen papel en las citas mundialistas.

El cancerbero que más papeletas tenía para ser titular es David James. El actual portero del Portsmouth, equipo que pelea por no descender a la First Division, es apodado “calamity”, es decir, “calamidad”. Además, sufre de una lesión crónica que le obliga a guardar descanso al menos dos días después de cada partido, por lo que está casi por completo descartado de la cita mundialista.

Los otros dos porteros que han formado parte de las últimas convocatorias de Capello son Foster y Green. Foster es un guardameta joven que milita en el Manchester United. No es titular salvo lesión de Van der Sar. Además tiene aun muchos aspectos por pulir, sobre todo en lo que respecta a balones aéreos. Green pertenece al West Ham y su talento es también más que dudoso.

Las otras alternativas son Paul Robinson, Kirkland, Duke y Hart. Sonará extraño, pero Robinson me parece la opción más acertada. Es cierto que suele cometer fallos -tiene casi imposible volver a la selección por este error– pero bajo los palos es ágil y es el que más experiencia tiene de todos. Kirkland, del Wigan, tampoco es un mal portero, pero Duke y Hart, del Hull y el Birmingham respectivamente, son ambos deficientes.

Se ha hablado muchísimo también de nacionalizar algún extranjero. Tal sería el caso de Manuel Almunia, que tiene imposible ir a la selección española, ya que la competitividad en este puesto -y practicamente en cualquiera- es altísima. El caso de que un jugador que no sería ni convocado con un combinado fuera titular en otro es el mejor ejemplo de la diferencia de nivel -al menos en la portería- entre ambas selecciones.