Guti propone, Cristiano ejecuta

24 enero 2010

Todos sabemos que Guti tiene dos caras, la buena y la mala. Afortunadamente para el Real Madrid, esta noche se vio a la primera. El “14” que corre, roba, se desmarca y, sobre todo, distribuye. Así construyó el equipo blanco una victoria que le permite seguir de lejos la estela del Barcelona gracias a este triunfo frente al Málaga.

Los de Muñiz llegaron al Bernabeu para defender el empate inicial e intentar sacar un punto con el que prolongar su buena racha. Sin embargo el Real Madrid, aunque espeso durante buena parte de la primera parte, consiguió abrir la lata pasada la media hora gracias a una jugada que empezó Guti, esta noche capitán del equipo, continuó Kaka’ y culminó Cristiano Ronaldo. Tres minutos más tarde otro pase del rubio rebelde para Cristiano Ronaldo acababa en un chut del luso a la escuadra de Munúa.

Con el 2-0 en contra el Málaga tampoco se vino arriba, quizás echando en falta a hombres importantes como Apoño o Baha. Con nueve hombres detrás del esférico, continuó dejando transcurrir los minutos. Los de Pellegrini pensarían que mejor guardar la ventaja a irse arriba y encajar un gol que les pusiese en problemas, así que el ritmo de la segunda parte fue bastante menor. Kaka’ hizo otro partido mediocre, Lass demostró que lo suyo es defender y Benzema continuó deambulando por el campo. Parece que la paciencia con el francés por parte de algunos sectores del madridismo es infinita, y es algo que yo no comprendo.

La cara fea del partido fue la tonta expulsión de Cristiano Ronaldo -y es la segunda de la temporada. En esta ocasión, un codazo a Mtiliga le envió a las duchas antes de tiempo. Parece que el hombre de los 96 millones no mejora su comportamiento, aunque no se puede negar que da bastante más que lo que quita a su club. Con los dos goles de hoy dio la victoria al Real Madrid en un partido bastante soso y con poca historia.

Anuncios

El Sevilla no pudo culminar una remontada fabulosa

28 noviembre 2009

El Sevilla no consiguió vencer al Málaga, que llegaba al Sánchez Pizjuán como colista. Sorprendió el conjunto de la Costa del Sol a los locales, que se vieron dos goles por debajo en el marcador, pero consiguieron reaccionar gracias al talento de “O Fabuloso”

Floja primera mitad en la que el Málaga sacó los colores a uno de los supuestos candidatos al título de liga. El Sevilla jugó como siempre, buscando la rapidez de Perotti y Navas por las bandas, la diferencia con otras veces es que no materializó sus ocasiones. Hasta de cuatro claras dispusieron los de Jiménez, pero Luis Fabiano y especialmente Negredo tenían la pólvora mojada. Justamente lo contrario que el Málaga, que aprovechó la debilidad de la defensa sevillista -sobre todo de Konko- para anotar dos goles en las dos únicas ocasiones de las que dispuso.
A pesar de los buenos resultado que está consiguiendo, el Sevilla sigue sin tener un juego fliuido. El talento de sus cuatro jugadores de ataque de momento es suficiente, pero falta alguien que ponga cordura en el centro del campo y controle los tiempos del partido.

La segunda parte fue trepidante, con el Sevilla buscando desesperadamente un gol que les metiera de nuevo en el partido. Sin embargo, el Málaga no se amilanó y continuó tocando el balón con criterio para desesperación de la grada local. Por eso Jiménez dio entrada a Kanouté y Sergio Sánchez, y comenzó a bombardear la defensa malagueña. La presión surtió efecto y Luis Fabiano perforó la portería de Munúa en dos ocasiones. A pesar de todo, el Málaga no se vino abajo y demostró que su actual clasificación en la liga no refleja fielmente la realidad. Jugando con dos delanteros, Muñiz salvó su cabeza y suma su tercer empate consecutivo, mientras el Sevilla aprende que para optar al título de liga no se puede fallar nunca.


Reparto de puntos en La Rosaleda

22 noviembre 2009

Un punto que sabe a poco tanto a Málaga como a Zaragoza. Especialmente delicada es la situación de los andaluces, colistas con tan solo 6 puntos. El partido fue completamente distinto en cada una de las dos partes.

La primera mitad fue pésima. De los peores 45 minutos que recuerdo haber visto nunca. No hubo casi ocasiones, apenas una para Babic y otra para Luque. El Málaga, uno de los equipos revelación de la pasada temporada, sigue atascado. Quizás Apoño este notando la ausencia de Lolo a su lado, o quizás no sea tan buen jugador como nos intentaron hacer creer, pero en mi opinión su bajo rendimiento es una de las claves de la posición del conjunto de la Costa del Sol en la liga. Ambos equipos ignoraron el centro del campo, el Málaga se dedicó a meter balones largos a los desmarques de Obinna mientras el Zaragoza bombeaba pelotas al pecho de Arizmendi. El delantero se lesionó antes de cumplirse el cuarto de hora de partido, pero la velocidad de su sustituto Ewerthon, que presumiblemente aportaría más movilidad al ataque maño, no se sintió.

Todo cambió nada más comenzar la segunda mitad. En la primera jugada con peligro, Lafita se plantó solo ante Munúa y, tras buscar el contacto con el meta uruguayo, se deja caer dentro del área. Penalty y gol de Ewerthon.

El encuentro se había roto, pero la jugada decisiva se produjo diez minutos más tarde del gol del Zaragoza, concretamente en el 60. Rubinos Pérez comenzaba su show expulsando por doble amarilla a Paredes, de manera un tanto rigurosa, tras una obstrucción sobre Jesús Gámez. Muñiz entonces metía pólvora arriba, dando entrada a Duda y Forestieri. Sin embargo, antes de que se lanzara esa falta, también sería expulsado Welligton por una agresión a Goni. No es la primera vez que el brasileño hace algo así. El Málaga se quedaba sin central, posición que ocuparía Apoño hasta el final del encuentro.

Seguía sin existir el medio del campo, pero todo lo aburrido que había tenido la primera parte lo tenía la segunda de entretenido. Marcelino dio entrada a Ander Herrera para intentar controlar el partido. El Málaga dejaba muchos espacios y el Zaragoza trataba matar el partido al contragolpe. No lo consiguió e Iván González, que debutaba, empató tras un corner en el que López Vallejo tuvo parte de culpa. Un problema el que tiene el Zaragoza en la portería, ya que ni Carrizo ni López Vallejo se muestran demasiado seguros.

Ya en los minutos finales se formó otra tangana que dejó patente la incompetencia de Rubinos Pérez. Cuatro minutos después lograba que el partido continuase tras haber tomado la cobarde decisión de sacar amarilla ante cualquier polémica. El Zaragoza dispondría de dos ocasiones clarísimas antes de que el encuentro finalizase. La primera, tras una espectacular jugada de Lafita que acabaría rematando el palo. La otra, un error de Gabi en boca de gol tras un centro de Ewerthon, que se había aprovechado anteriormente de un error tremendo de Apoño. Milagrosamente, no se lograría ningún gol más y no habría ninguna expulsión más, y el partido acabaría con 1-1.