El Chelsea demuestra ser muy superior al Liverpool

2 mayo 2010

El Chelsea ya acaricia la Premier League tras pasar por encima del Liverpool en Anfield. Superioridad absoluta de los de Carlo Ancelloti en un partido que fue un perfecto resumen de lo que ha sido la temporada de ambos conjuntos. El Liverpool un equipo mediocre y sin brillo y el Chelsea una sólida roca muy difícil de batir.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Sobre el derby de Mersey

7 febrero 2010

Una vez más, el partido entre Liverpool y Everton podía suponer el despido de Rafa Benitez. Una derrota ante el máximo rival, que además dejaría a los “Reds” practicamente sin opciones de jugar el año próximo Champions League, habría supuesto con bastante seguridad el despido del técnico español. Sin embargo, Rafa ha salvado otro “match ball”.

Parecía algo imposible dadas las alineaciones titulares de ambos equipos. Lucas Leiva-Mascherano contra Cahill y Osman, es decir, total superioridad creativa del equipo visitante. Pero el derby del Mersey es algo especial. El carácter de este partido es mucho más duro que el resto, y es en ese juego de “Kick and Run” en el que el Liverpool se maneja a las mil maravillas. La agresividad se apreció desde el inicio, y el Everton debió quedarse con un hombre menos por una entrada salvaje de Fellaini. Sin embargo fue el Liverpool el que quedó en inferioridad por expulsión de Kyrgiakos, a todas luces injusta.

No obstante, este hecho incluso benefició al Liverpool, quizás porque comprendió que la derrota sería algo normal y su victoria como una heroicidad. Se liberaron de la presión y jugaron sin especular. Mascherano ocupó el lateral derecho y Gerrard bajó más a recibir el balón, sólo para soltarlo rápidamente hacia posiciones más adelantadas, aunque N’Gog se mostró muy nervioso e impreciso. Otra historia hubiera sido de haber estado Torres. El Everton, con jugadores capaces de mover el balón con precisión -Osman, Arteta, Donovan, Cahill- se veía en muchos casos incapaz de hacerlo ante la presión del Liverpool.

Y en cuestión de sacrificio por el equipo, hay un jugador que destaca por encima de todos. Dirk Kuyt, que hizo un trabajo sencillamente impresionante, multiplicándose en el campo para cortar los ataques del Everton. El luchador  holandés se llevó el premio del gol, de cabeza, adelantándose a todo un veterano como Neville en un corner.
No es que el gol hiciese justicia, porque el Everton dominó el encuentro y tuvo las mejores ocasiones, pero sí viene a demostrar lo que es el derby de Mersey, un partido en el que la pasión prima por encima de todo.


El Liverpool se atasca de nuevo

26 enero 2010

Horroroso partido del Liverpool en The Molineux, el estadio del Wolverhampton, un recién ascendido a la Premier League que pelea por no descender de nuevo. Ni una ocasión de peligro llevaron los de Benitez, y ya he perdido la cuenta de cuántos fracasos de partidos como este llevan esta temporada. Los “lobos” consiguen un punto que les sabe a gloria, e incluso pudieron llevarse el choque en alguna acción aislada.

Ni un balón por perdido
Incesante lucha en el medio del campo de los hombres de McCarthy, sin complicaciones a la hora de sacar el balón de la defensa, presionando a los “Reds” en cada acción y luchando cada posesión como si fuera la última. En equipos tan modestos lo que queda es pelear.

Gerrard apagado, Aquilani en el banquillo
Gerrard salía de una lesión y demostró estar todavía renqueante. Lento y sin chispa en los balones de los que dispuso, el Liverpool lo nota mucho cuando el capitán no está al 100%. Aquilani vio todo el partido desde el banquillo, quizás preguntándose, al igual que me pregunto yo, para qué demonios fue fichado.

Medio campo destructor
Una vez más, Benitez alinea un doble pivote de contención, con Mascherano (comprensible) y Lucas Leiva (incomprensible). El brasileño no da la talla, no crea juego y destruye más bien poco. Así es muy difícil tener la pelota y atacar con criterio. Tuvo que ser Skrtel quien buscara a Gerrard y Kuyt, y la distancia entre ellos y el eslovaco era excesiva.


Torres acude de nuevo al rescate

29 diciembre 2009

A punto estuvo el Liverpool de sufrir un nuevo batacazo bajo la nieve de Villa Park pero en el descuento Fernando Torres salvó los muebles del equipo de Benitez. El empate habría sido el resultado más justo, ya que ninguno de los dos conjuntos logró imponerse al otro con claridad. El gol llegó pasados dos minutos del tiempo reglamentario en una jugada bastante afortunada, en la que primero un resbalón del lateral del Aston Villa y más tarde un rebote favorecieron a los intereses del Liverpool. El delantero internacional español no perdonó en la única ocasión clara de la que dispuso su equipo a lo largo de todo el partido. La victoria alivia un poco a los de Anfield, que se acerca al puesto europeo que precisamente ocupa el Aston Villa, con dos puntos más que los “Reds”.

LAS TRES CLAVES DEL PARTIDO

Aquilani en el medio del campo
Al italiano aún le faltan unos cuantos partidos para coger forma, pero su presencia en el once inicial de Rafa Benitez da otro aire al equipo. A pesar de perder algunos balones y no aguantar los noventa minutos, el Liverpool tuvo más fluidez que en otras ocasiones.

Fragilidad defensiva
Lo que antes era solidez y contundencia ahora son dudas. La zaga del Liverpool comete mútiples errores, y estos se multiplican a la hora de defender jugadas a balón parado. En el partido de hoy se salvaron hasta en dos oportunidades del gol en sendos remates claros de jugadores locales.

Torres contra el mundo
El Liverpool no tuvo precisión en línea de tres cuartos y Torres estuvo muy solo arriba, como casi siempre. Por eso, cada vez que el de Fuenlabrada cogía un balón intentaba una jugada individual hasta acabar perdiendo el balón. A pesar de todo, “The Kid” tuvo su premio final logrando el gol del triunfo.


El Liverpool se desquicia en Portsmouth

19 diciembre 2009

El “Pompey” venció al Liverpool por 2-0 y deja muy tocado al equipo de Benitez, que realizó un pésimo partido ante uno de los equipos más flojos de la Premier League. El primer gol llegó tras una larga jugada en la que el equipo de Avram Grant mareó a los reds hasta llegar al área. Reina hizo una gran parada al disparo de Piquionne, pero la defensa no logró despejar el balón y por allí apareció Belhadj para enganchar una volea que se coló por el palo del portero español, aunque este poco pudo hacer para evitar el tanto. A diez minutos del final llegaría la sentencia. Kaboul ganó la línea de fondo y centró para que Piquionne, tras controlar el balón ante la pasividad de la defensa, cruzara el esférico a la perfección poniéndolo fuera del alcance de Reina.

Ansiedad y frustración
El Liverpool realizó un nefasto partido, presa de los nervios ante la necesidad de la victoria. La ansiedad dio paso a la frustración con el paso de los minutos, sobre todo tras el gol del Portsmouth, y se vio reflejada en un juego brusco y en ocasiones violento, cuya consecuencia sería la justa expulsión de Mascherano.

Precipitación
No logró el equipo de Benitez hacerse con el mando del encuentro en ningún momento. Hubo errores de marcaje, de despeje y de elaboración de practicamente todos los jugadores. Pases a nadie y defectos en la creación de juego, principalmente por la escasa técnica del doble pivote, formado por Lucas Leiva y Mascherano.

El Portsmouth hizo su juego
Encerrados atrás y con gran orden táctico, el “Pompey” fue imposibilitando uno tras otro los ataques del Liverpool y desquiciando poco a poco a los de Benitez. Tras la expulsión, se permitieron el lujo de manejar el partido y tocar el balón en el centro del campo, capitaneados por un omnipresente O’Hara.

Las apuestas de Grant
El entrenador israelí no ha necesitado demasiado tiempo para implantar su estilo en el Portsmouth. Además, ha realizado dos cambios muy acertados. En primer lugar, Piquionne es indiscutible en la delantera. A pesar de ser una isla durante la mayor parte del partido, el francés se deja la piel en el campo y esta tarde puso en muchos problemas a Agger y Carragher. En segundo lugar, dar al joven Begovic de titular en detrimento del veterano pero inseguro James. Apenas tuvo trabajo el canadiense pero demostró sus cualidades en un disparo que rebotó en un jugador y el portero envió a corner gracias a sus reflejos.

Sin noticias de los cracks
Gerrard apenas participó en el juego, y Torres hizo la guerra por su cuenta. El español estuvo en exceso individualista e intentó jugadas más complicadas de lo debido. Carragher, el capitán y alma del equipo, empieza a notar el peso de la edad y perdió la batalla ante Piquionne.


Fin de ciclo

1 noviembre 2009

Se ha escrito bastante sobre el inexistente fin de ciclo culé, pero en Europa sí hay un equipo que está experimentando un fin de ciclo. Me refiero al Liverpool de Rafa Benítez.

El técnico madrileño cumple su quinta temporada en Anfield y el proyecto está próximo agotarse. Parece que este año tampoco ganarán títulos y el crédito ya se acaba. Un cambio en el banquillo a final de temporada quizás sirviera para generar ilusión en la afición.

Reconozco que Benítez no es un entrenador especialmente de mi agrado, aunque tampoco se le puede culpar a él de la sequía de titulos que el Liverpool atraviesa -va camino de su cuarto año en blanco-. El nivel de la plantilla no es lo suficientemente bueno como para luchar con los grandes de Inglaterra y de Europa. Apenas cuenta con dos craks indiscutibles, y el resto son jugadores con calidad pero intermitentes.

Sí me parece error de Benítez haber otorgado tanta importancia a Lucas Leiva tras la marcha de Xabi Alonso. El brasileño es un jugador que, aunque tiene detalles, todavía está muy verde. No obstante, es cierto que ha tenido mala suerte con Aquilani. En el apartado fichajes, más errores que aciertos, como bien resumieron hace unos meses en Brit Corner.